Los “demócratas” quintacolumnistas

bomaher
Mensajes: 154
Registrado: Lun Jun 22, 2020 1:02 am

Los “demócratas” quintacolumnistas

Mensaje por bomaher »

Los “demócratas” quintacolumnistas

Por Hernán Maldonado (*)

La dejadez, flojera, negligencia o incapacidad parece ser la característica de la mayoría, o de todos, los dirigentes opositores de la actualidad, en los países que han caído o están por caer en las garras del castrocomunismo.

Si supieran cómo opera el G2 cubano, otra sería la historia que vivan los pueblos de, por ejemplo, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Argentina, México y ahora Perú.

Ese servicio de inteligencia ha encontrado desde hace años, empezando en Venezuela hace 22, que se puede conquistar el poder por la vía electoral. Lo único que hay que hacer es alebrestar a las clases más desposeídas, que siempre son las más numerosas, con la cantaleta de que “ahora nos toca gobernar a los pobres”.

Y lo que hacen esos pobres es servir de escaleras a esa cáfila de demagogos auto etiquetados de socialistas para que se enriquezcan desde el poder con tal angurria que no quieren dejarlo, aun a costa de sus vidas, como lo vemos estos días en la atribulada Cuba.

Si los opositores estudiaran cómo opera el G2 (existe un gran libro de Brian Latell con testimonios de altos ex agentes cubanos que desertaron a EE.UU.) podrían anticiparse a los hechos para neutralizar esas triquiñuelas, pero…

En Venezuela, por ejemplo, el G2 cubano instruyó y consiguió que los militares se conviertan en el brazo armado del chavismo criminal en base a darles carta blanca para delinquir y regalándoles grados al por mayor. El 5 de julio ascendieron casi un centenar de generales y almirantes, de manera que Venezuela es el único país del mundo con un general para cada 200 soldados.

El G2 cubano penetró las altas esferas del gobierno de EE.UU. (¿recuerdan a los 5 espías infiltrados en el Pentagono o a Ana Belen Montes, agente cubana que trabajaba nada más ni nada menos en el Servicio de Inteligencia de Defensa?) y funciona en los más altos niveles en los países en los que Cuba necesita tener influencia.

Por supuesto que esos agentes tienen penetrados los partidos opositores con quintacolumnistas, que aparentemente luchan como demócratas, pero solo hasta que reciben órdenes en contrario.

En Venezuela (por eso es que fracasan todos los intentos contra la dictadura chavista) hay cientos de casos. Los más notables. Didalco Bolívar, ex gobernador del estado de Aragua, apareció un día como furibundo antichavista y salió exiliado a Perú…(En realidad fue un enviado para espiar a los verdaderos opositores. Cumplida su misión volvió a Venezuela y nadie se ocupó más de él).

Otro caso. El líder estudiantil de las protestas de la década pasada, Ricardo Sánchez, era aclamado por las multitudes… hasta que de la noche a la mañana apareció como fanático chavista, hasta el día de hoy.

Pero quizás lo más nauseabundo es el caso de Henri Falcon, ex gobernador chavista, que después apareció como prominente opositor y hasta fue jefe de campaña de Henrique Capriles. El brazo derecho del principal candidato, pasadas las elecciones, se convirtió en un opositor funcional al servicio del dictador Nicolás Maduro.

Todo esto que ocurre en Venezuela, ocurrió muchísimos años antes con la oposición cubana que fue completamente desbaratada a nivel interno y en el exterior. Prominentes “opositores”, no eran sino infiltrados, como el caso del piloto Juan Pablo Roque de “Hermanos al Rescate”, quien llevó a sus colegas a una emboscada en la que murieron 4 al ser derribada su avioneta frente a las costas cubanas. Roque luego apareció sano y salvo en La Habana.

¿No ocurre lo mismo en Bolivia? Jorge Richter era alto miembro de Nueva Fuerza Republicana y cuando dirigía el semanario Tiempo de Opinión era contrario al gobierno del caudillo cocalero. “¡Evo y sus huestes asesinas?”, apareció una vez. Ahora no recuerda quién escribió la categórica pregunta de esa portada. ¡Claro!, actualmente es el furibundo vocero presidencial del régimen cocalero. Así nomás son las cosas, como diría mi viejo amigo venezolano Oscar Yañez.

(*) Hernán Maldonado es periodista. Ex UPI, EFE, dpa, CNN, el Nuevo Herald. Por 43 años fue corresponsal de ANF de Bolivia.

Responder