Bolivia: Acabó el ciclo de Evo Morales

bomaher
Mensajes: 284
Registrado: Lun Jun 22, 2020 1:02 am

Bolivia: Acabó el ciclo de Evo Morales

Mensaje por bomaher »

Bolivia: Acabó el ciclo de Evo Morales

Por Hernán Maldonado

Por varios días anuncié en FB y TW a mis pocos lectores que les daría “una buena noticia”. En realidad, solo me atreví a revelar algo que todos saben en su fuero interno: Evo Morales, nunca más volverá a ser presidente de Bolivia.

¿En qué me baso para hacer esta aseveración? En muchos hechos ocurridos en la Historia de Bolivia y que (con muy raras excepciones Ismael Montes, Victor Paz, Hugo Banzer) se repiten y que mi abuela los englobaba en la muy castiza frase: A rey muerto, rey puesto.

Cuando a comienzos del 2020 Luis Arce Catacora convenció a Evo que debería ser el candidato del MAS, con el pretexto de atraer a las clases medias, el caudillo aceptó, pero con la condición (contra lo que pensaba David Choquehuanca) de que lo más rápidamente posible convocaría a nuevas elecciones (a lo Héctor Campora argentino), pero con el pretexto de que fue el ganador de las elecciones del 2019 y que fue obligado a renunciar por “un golpe de Estado”.

La promesa de Arce de que lo haría, se basaba también en que por su precaria salud (reponiéndose de un cáncer) no podría aguantar hasta las elecciones del 2025. De por medio, estaba todo el aparataje del castro-chavismo. Pero ni él ni sus aliados de Cuba y Venezuela sabían de lo taimado que era desde sus tiempos en el ministerio de Economía, donde por largos años, era un obsecuente burócrata que a todo decía SI.

Desde que asumió, Arce denuncia un inexistente “golpe de Estado” para complacer al caudillo cocalero. Lo tenía “adormecido” con su cantaleta, pero como el caudillo es intuitivo, empezó a desesperarse porque su testaferro goza de excelente salud y él ya no goza de las mieles del “maravilloso instrumento del poder” (Victor Paz dixit).

Excepto un puñado de chupatetillas angurrientos, tampoco cuenta con operadores políticos capaces, excepto el inefable Juan Ramón Quintana que, para los efectos prácticos, se ha convertido en más lastre que beneficio.

Los aliados exteriores. Aunque aún le soban el hombro, prefieren entenderse con Arce, porque es el que vota en los organismos internacionales. El “líder continental” (como una vez lo etiquetó Choquehuanca) fracasó al querer exportar su plurinacionalidad en Perú, de donde salió como un apestoso, y Chile. Recientemente fue al aniversario patrio mexicano y varios senadores le invitaron a que se “fuera”.

Excepto la radio Kausachun Coca, operada desde el exterior con dudoso financiamiento, tampoco es el entrevistado apetecido por medios funcionales al régimen masista, aunque en muchos de esos medios todavía le publican sus estupideces, más para mostrarlo como un ridículo que como un político.

Sus patrañas de mostrarse como un luchador contra la corrupción han fracasado rotundamente porque él fue el más corrupto de todos los presidentes de Bolivia y el que más se hizo el ciego y el sordo con medio centenar de casos en los que las comisiones enriquecieron a sus aúlicos.

Ahora parece estar en campaña política nuevamente, pero cada que abre la boca mete mas la pata. Como le dijo una vez un canciller chileno: Cada vez que habla pone una palada más en su tumba.

En Venezuela una vez alguien dijo que un político solo está muerto cuando yace bajo 10 metros de tierra. Este no es el caso del ígnaro del Chapare. Lo vemos todos los días. Arce, además, como que le ha agarrado gustito a ese “maravilloso instrumento del poder”.

El testaferro, sin decirlo, le demuestra todos los días a Evo, lo que ya el tirano Mariano Melgarejo dijo en su momento sobre quien batía el cobre: El que monta manda y cartuchera al cañón.

Algo para tomar en cuenta. Cuando el “patria o muerte” escapó cobardemente (se lo recuerdan a cada rato los alteños) y apenas se sabía de sus aberraciones sexuales, su imagen negativa era casi del 65%. Hoy, 3 años después, está peor.

¡Ah! Y les recomiendo una estupenda nota aparecida hace algunos días en Página Siete, escrita por Willy Camacho (¿será pariente del gran capitán de nuestras selecciones de fútbol?) donde pormenoriza los motivos por los cuales el zar del Chapare ya no cuenta de cara al futuro. Amén.

Responder