Roberto Cuevas Ramírez (QEPD)

bomaher
Mensajes: 231
Registrado: Lun Jun 22, 2020 1:02 am

Roberto Cuevas Ramírez (QEPD)

Mensaje por bomaher »

Roberto Cuevas Ramírez (QEPD)

Por Hernán Maldonado (*)

No era un amigo, en el sentido amplio de la palabra, pero era mi amigo.

Roberto Cuevas Ramírez nos dejó hoy en La Paz y la noticia me impactó. Quizás, me digo, debía esforzarme más por ser su amigo.

Nos conocimos mozalbetes como rivales. El era el cabecilla de la barra del Colegio Germán Busch y yo animaba la del Colegio Nacional Ayacucho.

“Los caballeros, los estudiantes, tienen la mente llena de luz, por eso llevan en plazas y calles, el nombre de German Busch”, entonaban a todo pulmón. Nosotros tratábamos de acallarlos con nuestro himno: “Ayacucho, tu bandera, siempre invicta y siempre fuerte…”

Los choques verbales (y no pocas veces a puñetazos) se daban no solo en los desfiles escolares, sino, sobre todo, en las canchas de fútbol y baloncesto.

El presidente de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES) era Mario Maldonado Viscarra, del Bush, y le sucedió en el cargo Roberto, allá por 1957. Cuando salimos bachilleres, perdí de vista a Roberto, aunque sabía que estaba en la facultad de Medicina, con Mario.

Ninguno acabó la carrera. Mario se dedicó al periodismo (llegó hasta la subdirección de Presencia) y Roberto, primero se dedicó a la radiodifusión (poseía una voz agradable) y luego de lleno al periodismo, el teatro, la comedia, la literatura.

Aunque cada uno de nosotros sabíamos en qué nos desempeñábamos, jamás volvimos a coincidir personalmente desde fines de los 50.

Hará unos 4 años, el dentista Eduardo “Lalo” Figueroa me encontró en una de mis visitas a La Paz y me invitó a una reunión con “viejos amigos radialistas”. Me dijo: Cada segundo miércoles de mes nos reunimos para tomar un cafecito. “Te vas a encontrar con muchos conocidos”.

Aquella tarde fue a una cafetería sita en la calle Illimani casi Loayza y ciertamente me encontré con Roberto, Elsa Antequera, Waldo Pinto, etc. Aunque pasaron décadas sin vernos, con Roberto nos dimos un apretado abrazo.

Me pidió que lo visitara en sus oficinas del Club 16 de Julio, donde se desempeñaba creo, como jefe de Relaciones Públicas. Lo hice al día siguiente. Interrumpió una reunión a la que asistía para atenderme. Tuvo la gentileza de obsequiarme varios de los libros que editó.

Una semana después comenté desde Miami su novela “El secuestro de la Vírgen”, pero nunca supe si lo había leído. Tampoco supe si era asiduo a las redes sociales. En medio de eso vi una entrevista que le hizo el colega, Sandro Velarde, una excelso documentalista de hechos trascendentes de la vida nacional, sobre el ex ministro Antonio Arguedas.

Fue lo último que supe de él hasta enterarme hoy de su muerte. Descansa en paz Roberto. Ojalá que el buen Jesús te haga ver la luz de su rostro. Amén. (Foto Página Siete)

(*) Hernán Maldonado es periodista. Ex UPI, EFE, dpa, CNN, El Nuevo Herald.Por 43 años fue corresponsal de ANF de Bolivia.

Responder