Bolivia: Hay que descubrir la trampa

bomaher
Mensajes: 230
Registrado: Lun Jun 22, 2020 1:02 am

Bolivia: Hay que descubrir la trampa

Mensaje por bomaher »

Bolivia: Hay que descubrir la trampa

Por Hernán Maldonado (*)

“¿Hubo fraude en las elecciones bolivianas del 18-O-2020 análogo al fraude del 20-O-2019? Pienso desilusionar a muchos de mis amigos. Mi respuesta es ¡NO!”

Así comenzaba la nota que escribí el 2 de noviembre de 2020, al enumerar las 18 razones por las que la oposición democrática había perdido tan estrepitosamente.

En esas 18 razones ni siquiera se me ocurrió pensar (aunque lo insinué) que el fraude de 2019, certificado por la auditoria de la OEA, se había repetido a favor del MAS.

Pienso que todo el país quedó aturdido por el resultado y por eso demoró en reaccionar y poco a poco ha venido develándose que lo ocurrido en los comicios del 2019, se copió en los del 2020.

En las últimas semanas, Carlos Valverde Bravo, desde Santa Cruz, y Virginio Lema Trigo y Agustín Zambrana, desde Tarija, han mostrado pruebas fehacientes (Lema dice que son 1.800) del gigantesco fraude.

Mucho antes lo hizo el ex ministro Carlos Sánchez Berzaín, al demostrar lo inverosímil que era el que la población boliviana no haya crecido en la proporción del padrón electoral. Concluyó que al menos había 1.500.000 de votos masistas “fantasmas”.

La guinda de la torta les la denuncia de la vocal del Tribunal Supremo Electoral, Rosario Baptista, quien en su carta de renuncia revela que tal como está conformado el registro, “es imposible que el oficialismo pierda alguna elección” en Bolivia.

El colosal fraude fue montado para los comicios de 2019 y se mantuvo intacto para los de 2020 y si esto se llega a demostrar, (algo que, me temo, jamás tolerará el régimen actual), la elección de Luis Arce Catacora y David Choquehuanca es nula de pleno derecho.

Retrospectivamente, ahora veo con claridad meridiana, la brutal insistencia de Evo Morales y sus apandillados para que el régimen de Jeanine Añez convocara a elecciones en el menor tiempo posible, tras su cobarde huida.

Querían elecciones rápidas contando con la intacta maquinaria electoral de 2019, antes de que se detectaran sus vicios o que se depurara el registro y descubrir a votantes con múltiples carnets de identidad y hasta votantes fallecidos. Copia exacta de lo que ocurre en la Venezuela chavista.

Añez debió convocar a elecciones en 90 días desde que asumió. Era imposible por la falta de tiempo. La presión del MAS hizo que se las convocara para mayo. La pandemia hizo que se las postergara.

Los chillidos de los narcococaleros fueron en aumento desproporcionado, acusando a Añez de querer perpetuarse en el poder. Acudieron a los violentos bloqueos de agosto 2020 que impidieron el paso de oxígeno a los hospitales, con el saldo de 38 muertos, incluyendo la hermana del caudillo.

El paro se levantó con la promesa de que los comicios serían en octubre, aunque los revoltosos seguían en las calles, porque exigían que fueran en septiembre (vean la foto). Estaban apurados.

Y fueron nomás en octubre, con el resultado conocido y con el mismo aparato electoral del 2019, oleado y sacramentado hasta por la OEA y la CE, cuyos integrantes jamás pudieron meter sus narices en el padrón electoral que sigue siendo el secreto mejor guardado del castrochavismo boliviano. ¿Seguimos en la lucha?

(*) Hernán Maldonado es periodista. Ex UPI, EFE, dpa, CNE, El Miami Herald. Por 43 años fue corresponsal de ANF de Bolivia.

Responder